Llegada a Jamaica

Contenido:

  • Llegada a Jamaica
  • En el Norman Manley International Airport
  • Practicando Inglés
  • La casa de Huéspedes


Capítulo 4

Viaje de Aventura en el Caribe

por Dúndar Quirán

El tiempo de vuelo, de un poco más de dos horas, me pareció muy corto gracias a que entablé conversación con mi vecina de asiento.

Esta era una jamaiquina de edad madura, muy seria pero amable.

Noté que ella trataba de conversar en español para practicarlo, a la vez que yo le hablaba en inglés con la misma finalidad.

Daphne, era su nombre, se dedicaba a dar clases en una escuela primaria en Kingston y solía viajar durante sus vacaciones.


Llegada a Jamaica

Pronto, el piloto nos avisó que ya estábamos sobre el aeropuerto de Kingston.

Mientras el avión disminuía su velocidad y se inclinaba al volar en círculos, alcancé a ver que el Norman Manley International Airport estaba ubicado en una muy angosta y larga península, entre la Bahía de Kingston y el Mar Caribe.

Ya en tierra, durante mi llegada a Jamaica, cuando la aeronave estaba siendo remolcada hacia el edificio de espera...

...la escena que vi a través de la ventanilla me hizo sentir la misma angustia que experimento cuando voy a saltar desde un trampolín olímpico.

Abajo, varios trabajadores aeroportuarios, todos de raza negra, se apresuraban para atender el avión y recibirnos.

Creo que estaba viviendo la ansiedad de un segundo nacimiento ante la inminencia de enfrentarme a un ambiente para mí desconocido.

Yo ya estaba en Jamaica, el primer país ignoto que yo visitaba.

Esto ya no era una idea o un proyecto en mi mente: era la puritita realidad.

Y, definitivamente, no había vuelta para atrás.

Cuando Daphne y yo nos separamos en la sala de espera, ella me dió su número de teléfono ofreciéndose a mostrarme algunos lugares de su ciudad cuando ambos pudiésemos.

Después de haber recuperado mi equipaje, un hombre con gorra irlandesa y vestido con ropa ligera muy adecuada al clima imperante, se me acercó.

Este me pareció chaparrito en comparación a la mayoría de jamaiquinos que vi en el avión y en el aeropuerto.

Entendí que me estaba ofreciendo sus servicios de taxi.

Yo acepté y pedí a éste que me llevara a una casa de huéspedes económica.


Practicando Inglés

Mientras el hombre conducía, entablamos una dificultosa conversación durante la que muchas de sus preguntas o respuestas no entendí.

Posteriormente supe que en ese país caribeño la lengua que ahí impera es un inglés criollo conocido como patuá, que es un inglés medio mordisqueado en el que sus hablantes omiten algunos sonidos.

Por ejemplo, para decir "come here" ellos dicen "com ya".

El patuá es tan popular, quizá un 80% de la población lo habla, que ha ganado espacio dentro de la literatura, la poesía y la música. 

Incluso la misma Biblia cuenta ahí con su versión en esa lengua.

Sin embargo, mi conversación con el taxista fue una buena oportunidad para poner en práctica mis escasos conocimientos de inglés.

Lo poco que yo sabía de ese idioma lo había aprendido a través de los discos fonográficos de vinilo del Método Cortina y de consultar obsesivamente mi diccionario bilingüe.

Por lo tanto mi inglés era básico y formal.

El principal obstáculo al que me enfrenté durante mis primeras semanas en Jamaica fue precisamente el idiomático.

Mientras mi taxi me transportaba a la siguiente etapa del viaje, yo trataba de comerme visualmente los escenarios por los que pasaba el vehículo.

Todas las casas tenían techos de dos aguas cubiertos con lámina de zinc. 

Los balcones eran de madera pintada de blanco. 

Algunas casas ostentaban complicados adornos, también de madera, en la fachada.

Arboles frondosos y mucha vegetación por doquier.

Me pareció que los jamaiquinos eran altos en promedio, y delgados. 

Durante toda mi estancia en esta isla sólo vi a una persona obesa. Más adelante me referiré a ella.


La Casa de Huéspedes

El taxista de gorra irlandesa detuvo su automóvil frente a la que sería mi primera dirección, cuya fachada también contaba con su balcón y adornos de madera blancos.

Después de leer "Llegada a Jamaica", a dónde quieres ir?


privacy policy